lunes, 6 de julio de 2020

CAZUELA DE VERDURAS CON ATUN


Cazuela de verduras guisadas con atún

 Una especie de pisto sin tomate





Ingredientes:

1 calabacín
1 cebolla tierna
1 patata
250 gr de brócoli
1/2 pimiento rojo
1 diente de ajo
150 gr de bonito en escabeche
2 huevos
1 vaso de vino blanco
3 cucharadas de AOVE
2 cucharaditas de mezcla de especias: pimentón dulce, cilantro, oregano, comino, perejil, pimienta jamaica
sal



Preparación:

Poner una sartén amplia al fuego con el aceite, añadir el diente de ajo aplastado, a continuación la cebolla no muy menuda y el pimiento cortado a tiras.
Poner luego la patata y finalmente el calabacín, cortados a dados.
Rehogar todo e incorporar el brócoli, separado en ramitos, previamente cocinado al vapor.
Mantener al fuego hasta que todo esté guisado pero sin que se deshaga la patata.
Añadir la sal, con moderación ya que después se añadirá el bonito en conserva.


A continuación incorporar el bonito, ligeramente desmenuzado, el vino blanco y las especias.
Dejar reducir durante un par de minutos.
Finalmente añadir los huevos batidos, revolver con el cucharón, corregir de sal, bajar el fuego y al minuto retirar.



viernes, 3 de julio de 2020

QUICHE DE ESPINACAS Y QUESO DE CABRA

Quiche de espinacas con queso de cabra

La quiche es una tarta salada elaborada sobre una base de masa quebrada, que tiene sus orígenes en la región de la Lorena francesa.
Generalmente está compuesta de un relleno de huevo batido y nata, aderezado con pimienta y nuez moscada, al que se suelen añadir otros ingredientes como queso, puerros, panceta, etc.
Esta que he preparado además de espinacas y queso de cabra lleva también algo de puerro.

Ingredientes para una quiche de 4 o 6 raciones:

Para la masa:
250 gr. de harina
90 gr. de mantequilla
1 huevo
1/2 cucharadita de sal
Para el relleno: 
1 tarro de espinacas en conserva de 660 gr.
1 huevo 
Lo blanco de un puerro
200 gr. de queso de rulo de cabra 
1 diente de ajo
1/4 de cebolla
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Nuez moscada
Preparación: 
Para elaborar la masa, poner la harina, tamizada, en un recipiente grande.
Trocear la mantequilla en dados y mezclar con la harina usando las manos.
Añadir el huevo y la sal y continuar mezclando hasta formar una bola.
Envolver en plástico de cocina y dejar en el frigo durante media hora.
Estirarla con un rodillo, untar un molde adecuado con mantequilla y colocar la masa ciñendola a las paredes del recipiente.
Pinchar con un tenedor y meter al horno, en el centro, durante 12 o 15 minutos, sin que se dore demasiado.
Sacar del horno.

Para el relleno, poner a dorar un ajo cortado a láminas en una sartén amplia con dos o tres cucharadas de aceite. 
Incorporar la cebolla picada fina y el puerro cortado a rodajas delgadas.
Sofreir unos minutos y añadir las espinacas bien escurridas.
Mantener durante un ratito más para que pierda el agua. 
Añadir nuez moscada y sal al gusto y en un par de minutos retirar del fuego.
Cuando haya perdido algo de temperatura, pasar a un recipiente frío, trocear el queso de cabra y añadir.
Batir el huevo y mezclarlo todo.
Probar de sal y corregir en su caso.
Distribuir bien la mezcla en la quiche.
Meter al horno a media altura, puesto a 180 ºC.
Hornear de 25 a 30 minutos.



 

domingo, 21 de junio de 2020

PATATAS ATOMICAS

PATATAS CON AJO,TOMILLO Y MAS HIERBAS


Presento esta receta para elaborar mis Patatas Atómicas, es decir patatas con ajo y tomillo, además de otras hierbas, que se presta a componer una cena informal o un compañamiento a un asado o a una parrillada. 

Ingredientes para 4-6 personas:


800 gr de patatas nuevas de tamaño pequeño
1 taza de pan rallado
1 cucharada sopera de tomillo finamente picado
1 cucharada sopera de ajo molido
1 cucharada sopera de orégano
1 cucharada sopera de perejil finamente picado
1 cucharadita de ralladura de corteza de limón.
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Preparación: 

Lavar bien las patatas y poner a cocer, con su piel, en abundante agua con una cucharada de sal.
Mientras cuecen las patatas preparar en un cuenco la mezcla de pan rallado con las demás especias y hierbas y media cucharadita de sal.



Cuando la patata esté casi cocida, retirar del fuego, escurrir y enfríar ligéramente bajo el grifo de agua fría. Lo suficiente como para cortar la cocción y que se puedan manejar sin quemarse.
Cortar las patatas en gajos y untar en aceite. Si se dispone de un pulverizador para el aceite, mejor.
Pasar las patatas por la mezcla de pan rallado con las hierbas y disponer en una bandeja de horno, previamente untada en aceite.


Pulverizar un poco de aceite sobre las patatas.
Hornear a 180º durante unos 15 minutos. 


Pueden acompañarse de alioli, mayonesa, mojo picón o salsa tabasco.






 
 

viernes, 12 de junio de 2020

PASTEL DE PESCADO


Pastel de pescado
pastel de merluza y palito de cangrejo

Un plato frío para una comida de verano, que se puede dejar hecho del día anterior y sorprender a nuestros comensales si cuidamos un poco la presentación.



Ingredientes para 6 u 8 raciones:

400 gr. de merluza congelada
18 barritas de surimi o palito de cangrejo.
250 ml de nata para cocinar
2 rebanadas de pan de molde sin corteza, (he utilizado integral)
1/2 vasito de leche
6 huevos 
3 cucharadas de tomate frito
1 cucharada de mantequilla
2 cucharadas de pan rallado
3 cucharadas de AOVE
1/2 cebolla 
nuez moscada
sal

Para la presentación:

Unas hojas de lechuga
1 o 2 pepinillos
1/2 pepino
un puñado de aceitunas rellenas
una lata de anchoas
salsa rosa o mayonesa
crema de vinagre al Pedro Ximenez


Preparación:

Descongelar la merluza unas horas antes con la mitad de la leche.
Limpiar cuidadosamente la merluza de piel y espinas y desmenuzar.


Picar la cebolla y poner a pochar en una sartén con el aceite de oliva.
Cuando la cebolla esté tomando color añadir la merluza desmenuzada, una pizca de nuez moscada y rehogar hasta que deje de estar cruda, pero sin terminar de hacerse, salar ligéramente y dejar enfriar.



Pasar la merluza a un recipiente grande para poder mezclar con el resto de ingredientes.
Poner las rebanadas de pan en el resto de la leche, escurrir y añadir a la merluza deshaciéndolo con la mano y mezclando a la vez.
Picar el palito de cangrejo muy fino y agregar al recipiente.
Mezclar bien los tres ingredientes hasta que quede todo homogéneo. Si se quiere se puede dar un golpe de batidora, pero no demasiado, lo suficiente para que quede todo menudo u mezclado.
En un vaso de batidora poner los huevos, la nata y el tomate frito y batir.
Añadir el batido al recipiente con el pescado y remover para mezclarlo todo.
Untar un molde de silicona apto para horno con la mantequilla, que habrá estado un buen rato a temperatura ambiente, y después espolvorear con el pan rallado.
Poner la mezcla en el molde y calentar el horno a 175 ºC
Meter en el horno, al baño maría, durante unos 40 minutos aproximadamente.
Sacar y dejar enfriar. 
Sacar del molde con cuidado y poner en una fuente.


Untar con salsa rosa o mayonesa, decorar con hojas de lechuga, rodajas de pepino y/o pepinillo, disponer encima unas aceitunas y unos filetes de anchoa en aceite y un chorrito de crema de vinagre al Pedro Ximenez por encima.
Dejar un par de horas en el frigo y servir.



Puede utilizarse pescado congelado o resto de un pescado al horno, por lo que no será preciso rehogarlo si no se quiere, además de admitir marisco cocido en sustitución del surimi.










 

jueves, 11 de junio de 2020

EMPANADILLAS DE BERENJENA


Rescato esta receta de hace ya 6 años, que me sigue gustando como el primer día.


Empanadillas de berenjera

La berenjena, originaria de la India, fue introducida en Europa en la Edad Media, probablemente a través de España.

Junto con el tomate, el pimiento y la patata es una de las Solanáceas comestibles. 

De escaso valor calórico, el potasio es el mineral que mas aporta, y en menores cantidades fósforo, magnesio, hierro y zinc. Siendo discreto su aporte en vitaminas A, B1, B2, B3, C y folatos.

Es abundante en verano, aunque su cultivo en invernadero prolonga su presencia en nuestras mesas.

Muy apreciada en la cocina de distintas culturas en las que suele protagonizar más de un plato típicos.

Las empanadillas que presento a continuación son mi modesta contribución a las mil y una maneras de preparar la berenjena.





Ingredientes:

1 berenjena
1 ramita de perejil
2 dientes de ajo
1 rebanada de pan tostado
50 gr. de queso rallado
2 cucharadas de nata
1 cucharada de mantequilla
1 cucharadas de AOVE
1 cucharadita de cebolla molida
1 pizca de orégano picado
1 pizca de azafrán
1 pizca de romero desmenuzado muy fino
1 pizca de nuez moscada rallada
1 pizca de pimienta blanca
sal
10 o 12 obleas para empanadillas


Preparación:

Pelar la berenjena y cortar en dados pequeños.
Poner en un recipiente de vidrio cubierto, apto para microondas , el aceite, la mantequilla y la nata junto con la berenjena.
Introducir al microondas durante 5 minutos al 100% de potencia.
Mientras, pelar y cortar menudos los ajos, picar finamente el perejil y ponerlo todo en un mortero. Desmenuzar en el mortero la rebanada de pan tostado y majar juntos pan, ajo y perejil.
Sacar el recipiente del microondas e incorporar el majado a las berenjenas.
Sazonar con la cebolla molida, el orégano, el azafrán, el romero, la nuez moscada y la pimienta.
Añadir un poquito de sal y remover bien todo mientras se aplasta la berenjena con un tenedor.
Una vez consigamos la textura deseada, volver al microondas durante otros 4 minutos.
A continuación, sacar de nuevo el recipiente del microondas y agregar el queso rallado, mezclando de nuevo.
Ahora, 1 minuto más al microondas y listo.
Pasar la masa a una bandeja, cubrir con film y dejar que se enfríe lo suficiente como para meterla en el frigorífico.
En mi caso esperé hasta el día siguiente para rellenar las empanadillas.
Extender las obleas en una superficie de trabajo, poner una cucharada de masa en cada una y cerrar sellando con la punta de un tenedor.
Pre-calentar el horno a 180 grados.
Poner las empanadillas en una chapa untada en aceite o en una rejilla e introducir al horno, en la parte central.
Hornear durante unos 8 minutos y retirar.


Dejar que se enfríen un poco y comer calentitas. 


miércoles, 3 de junio de 2020

TARTA FRÍA DE QUESO Y YOGUR CON FRUTAS



Tarta fría de queso y yogur con frutas




Ingredientes:

Para una tarta de tamaño mediano (18 o 20 cm), 4 a 6 raciones.

Para la base:

1 taza de copos de avena
1/2 tazas de nueces/almendras picadas
1/3 taza de pasas sin pepitas/dátiles/higos secos
¼ aguacate pequeño
½ cucharadita de miel o de melaza (opcional)
2 cucharadas de agua (puede usarse el suero que desprende el yogur)

Para la tarta:

3 yogures naturales (puede utilizarse alguno de sabor frutos rojos)
100 g de queso de untar
6 hojas de gelatina
Edulcorante al gusto opcional (1 cucharada azúcar o stevia)

Para el recubrimiento de frutas:

1 kiwi
6 fresas
6 frambuesas
1 docena moras o arándanos
1 nectarina
4 cucharadas de mermelada de arándanos/ frutos rojos
8 hojas de gelatina

Elaboración:

Dejar los yogures a temperatura ambiente unos 20 minutos y abrirlos, escurrir el suero y reservarlo.

Para la base, tostar ligéramente los copos de avena en una sartén o calentar en el microondas sin que adquieran un tono demasiado dorado.

Poner en el vaso de la batidora la avena con un par de cucharadas de agua o suero, los frutos secos y el aguacate junto con la miel. Triturar ligeramente para amalgamarlo todo.

Poner la masa en un molde de silicona frío de 18 o 20 cm untado de mantequilla, repartirla en la base de manera uniforme y compactarla.

Dejar un hora en el frigo o 20 minutos en el congelador.

Para la tarta, hidratar la gelatina en un poco de agua tibia durante unos minutos, escurrir y batir junto con todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea. Después volcar la mezcla sobre la base de la tarta, repartiéndola bien por toda la superficie.

Volver a dejar en el frigo una hora más u otros 20 minutos en el congelador.

Poner a hidratar el resto de la gelatina.

Mientras, pelar el kiwi y la nectarina. Y lavar y secar bien el resto de los frutos.
Cortar el kiwi en rodajas finas y la nectarina en gajos de poco grosor. Cortar las fresas en mitades.

Sacar la tarta del frigo y extender tres cucharadas de mermelada. Sobre esta ir colocando las frutas hasta cubrir la superficie.

Por último, escurrir la gelatina y poner en el vaso de la batidora con una cucharada de mermelada y cuatro cucharadas de agua tibia o suero. Batir hasta que se mezcle todo.
Calentar ligeramente en el microondas para que quede fluido.

Verter la gelatina sobre la superficie de la tarta e introducir al frigorífico.

En una hora aproximadamente habrá solidificado la gelatina y podremos disfrutar de esta refrescante tarta.

viernes, 9 de agosto de 2019

MELVA EN ENSALADA CON ALIÑO DE SU PROPIO ACEITE A LOS DOS QUESOS


Melva en ensalada con aliño de su propio aceite a los dos quesos.

La Melva es una especie de peces de la familia de los escómbridos, a la que también pertenecen caballa, bonito, atún, etc., cuya captura está localizada en el sur y sureste peninsular.
Muy similar al bonito suele tener un tamaño algo menor de 50 cm y no más de 1,5 kg de peso.
La melva es un pescado azul de exquisita carne rosada, muy saludable y de elevado valor nutricional. Tiene alto contenido proteico y vitamínico, así como ácidos grasos insaturados, (Omega-3). Su aporte de grasas e hidratos de carbono es bajo.
La melva fresca suele consumirse al horno, asada, frita o elaborada de modo similar al atún o la caballa. Aunque su consumo mayoritario es en conserva, ya sea en escabeche o en aceite de oliva, preparación en la que sorprende su delicado sabor.
La presente receta es una ensalada fresca con conserva de melva de almadraba en aceite de oliva, una delicia.



Ingredientes:
1 lata de melva de almadraba en aceite de oliva
unas hojas de lechuga
un tomate
unas rajas de cebolla
un puñado de olivas rellenas de anchoa
virutas de queso curado de oveja
vinagre al romero
una rodajita de queso de cabra en rulo
una pizca de mahonesa

Preparación:
Lavar la lechuga, tomate y cebolla, cortar y distribuir por el plato.
Añadir una pizca de sal.
Abrir la lata de melva, escurrir los filetes reservando el aceite de la conserva.
Trocear la melva y disponer en la ensalada.
Añadir unas olivas.
Poner el aceite de la conserva, un chorrito de vinagre al romero y la pizca de mayonesa en un cuenco y hacer una emulsión, a la que se añadirá el queso de cabra desmenuzado. Batir hasta que el queso se mezcle bien en la salsa y sin apenas grumos.
Sazonar la ensalada con la salsa.
Colocar las virutas de queso de oveja sobre la misma y ya está.

Y como dijo Camilo José Cela: "la melva en conserva se me hace gustosa al paladar y saludable al organismo”





jueves, 1 de agosto de 2019

CODILLO DE CERDO A LA HIPÓCRATES


Codillo de cerdo guisado con Vermouth o Codillo a la Hipócrates

Según se cree, fue Hipócrates, médico de la Antigua Grecia, considerado como el padre de la medicina, quién elaboró un vino de hierbas o vino hipocrático, que pudiera ser la base del actual Vermouth.

Al parecer, puso a macerar flores de ajenjo y hierbas aromáticas en vino, obteniendo una bebida muy similar al actual aperitivo.

Vaya pues esta receta dedicada al precursor de esta amarga y aromática bebida en la que hoy hemos macerado el codillo.



                                                                 Codillo al Vermouth


Ingredientes:

Dos codillos de cerdo en salmuera
1 vaso generoso de Vermouth rojo
1 hoja de laurel
1 puerro grande, solo la parte blanca
1 cebolla pequeña
1 zanahoria
1 diente de ajo
2 clavos
1 cucharadita de pimienta negra en grano
sal
aceite de oliva virgen extra

Como guarnición: una taza de guisantes, congelados o en conserva y 3 o 4 tomates de rama pequeños.


Peparación:

Lavar los codillos, abrir por la mitad y poner a macerar con el vermouth, el clavo, la pimienta y el laurel. Tapar con film de plástico y dejar en el frigo durante 3 o 4 horas, siendo preferible hacerlo el día de antes.

Una vez macerado, sacar los codillos del líquido de maceración escurrir bien, colar el vermouth y reservar, rescatando así mismo los granos de pimienta, el clavo y el laurel.

Añadir un poco de aceite a una cacerola, poner el ajo machacado y dorar los codillos ligéramente en él.

A continuación cubrir de agua los codillos, poner el puerro, la cebolla, la zanahoria, el laurel, el clavo y los granos de la pimienta. Llevar a ebullición y a continuación bajar a fuego medio-bajo, dejando cocer tapado al menos una hora, evitando que se consuma el agua de la cocción.

Una vez el codillo esté cocido, la piel tiene que estar blanda de aspecto casi gelatinoso, fácilmente se debe poder pinchar con un tenedor y la carne ha de estar tierna pero firme.

Extraer los codillos y escurrir el caldo de la cocción, que debemos reservar. Retirar el clavo y el laurel, así como todas o parte de las pimientas, y a continuación, triturar las verduras hasta obtener un puré o salsa de consistencia no muy espesa, para lo cual añadiremos caldo de la cocción si fuera preciso.

Partir cuidadosamente los codillos en trozos más pequeños y poner en un recipiente adecuado, cacerola baja con tapa o similar. Añadir el vermouth que habíamos reservado al principio, los guisantes y los tomates cortados por la mitad. Dar un breve hervor y añadir ahora la salsa o puré de las verduras, corregir de sal y mantener unos 20 minutos tapado y a fuego bajo, meneando de vez en cuando el recipiente para que ligue la salsa con la gelatina que desprende el codillo. Añadir caldo de la cocción si fuera necesario para obtener nuestro punto de consistencia deseado.


Y "Juro por Apolo, por Esculapio, Higia y Panacea y pongo por testigos a todos los dioses y diosas que este codillo está exquisito..."