jueves, 31 de julio de 2014

PENCAS DE ACELGA CON SALSA DE PEPINO Y QUESO DE CABRA

Pencas de Acelga con salsa de pepino y queso de cabra

Aunque a mí lo que mas me gusta de la acelga es la hoja, la parte verde, preparada a la manera tradicional con patata, no desecho las pencas, sino que las guardo para otras preparaciones.

Presento hoy una manera diferente de aliñar esta verdura, con una salsa tibia de pepino, queso de cabra y toques de mostaza y eneldo.





Ingredientes:

800 gr de pencas de acelga
1 pepino mediano
50 gr de queso de cabra tipo rulo
1 cucharada de mostaza de Dijón
1 cucharada de vinagre de Jeréz
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
el zumo de medio limón
½ cucharadita de eneldo picado
sal 
pimienta negra recién molida

Preparación:

Limpias las pencas y bien lavadas, partir en trozos y poner a cocer en agua con sal.
Mientras tanto, pelar el pepino, trocear y poner en el vaso de la batidora junto con el queso desmenuzado, la mostaza, el vinagre, el zumo de limón y el eneldo.
Triturar todo hasta que la salsa quede sin grumos.
Añadir una pizca de sal y un golpe de pimienta e incorporar el aceite poco a poco emulsionando la salsa.
Una ver las pencas estén cocidas en su punto justo, no deben estar demasiado blandas, escurrir y pasar al plato.
Servir cubiertas con la salsa a la que podemos dar un golpe de calor, lo suficiente como para que no esté fría.





domingo, 27 de julio de 2014

LOMBARDA CON SEPIA


Lombarda con sepia

La lombarda o col morada, de sabor ligeramente dulce, puede consumirse tanto cocida como guisada o en ensaladas.

Su color morado característico varía desde tonos rojizos a más azulados en función de la acidez del suelo en el que se cultiva.

Presenta un alto contenido en flavonoides importantes para la conservación de la vista, riqueza en ácido fólico, es beneficiosa para los capilares sanguíneos, propiedades antiácidas y estomacales. Baja en calorías es rica en vitamina C y antioxidantes, además de diurética y sedante. Aporta también calcio y potasio, debiendo tan solo moderar su consumo en casos de gota.

Suele prepararse con manzanas reinetas, con pasas, castañas o piñones. Hace buenas migas con el tocino, el jamón, las salchichas. Pero hoy la he preparado con sepia, todo un descubrimiento....





Ingredientes:
Media lombarda
una sepia mediana
media cebolla pequeña
3 dientes de ajos grandes
un manojo de perejil
½ vasito de aceite de oliva virgen extra
sal
pimienta

Preparación:
Quitar los troncos y las hojas duras de la lombarda, lavar y trocear.
Cocer la lombarda en abundante agua con sal, hasta que comience a estar tierna pero no blanda.
Escurrir bien el agua de la lombarda.
Limpiar la sepia y partir en trozos.
Poner un chorrito de aceite en una sartén o recipiente de capacidad suficiente y que después se pueda tapar.
Freír la cebolla y un diente de ajo cortado a láminas, agregar la sepia.
Preparar un majado con el resto de los ajos, una pizca de sal y el perejil.
Cocinar la sepia y cuando esté tierna incorporar la lombarda, el resto del aceite y el majado de ajo y perejil.
Sazonar con la pimienta y corregir de sal.
Tapar el recipiente y rehogar durante 10 minutos, dándole vueltas de vez en cuando.



jueves, 24 de julio de 2014

FRITADA ARAGONESA

Fritada aragonesa

La fritada, popular plato de la cocina tradicional aragonesa elaborado con hortalizas, puede diferir bastante en sus ingredientes dependiendo de la zona.

Esta receta está inspirada en una deliciosa fritada que tuve la suerte de probar en un reciente viaje a Illueca, provincia de Zaragoza.

El bar Mayte me sorprendió por la sencilla pero cuidada y sabrosa comida casera que nos ofreció. Destaco, aparte de esta rica fritada un buenísimo guiso de cabezada de cerdo ibérico con salsa, unos exquisitos callos de ternera, la amabilidad de Mayte y lo ajustado de los precios.

Esta es mi aproximación a la fritada aragonesa de Mayte.




Ingredientes:
1 berenjena
1 calabacín
1 pimiento verde
1 cebolla pequeña
1 patata grande
1 o 2 huevos
Aceite de oliva virgen extra
1 pizca de pimienta blanca
Sal

Preparación:
Lavar bien el pimiento y el calabacín.
Pelar y cortar la cebolla muy menuda, casi en juliana.
Quitar el rabo y las semillas al pimiento y cortar menudo como la cebolla.
Cortar los extremos del calabacín y trocear, con su piel, del mismo tamaño que las anteriores hortalizas.
Pelar la patata y la berenjena y cortar ambas de la misma manera, reservando una y otra aparte.
En una sartén con un generoso chorro de aceite poner la cebolla y el pimiento. Dar unas vueltas y cuando comience a tomar color echar el calabacín y mezclar. Manteniendo a fuego medio.
Poco después incorporar la berenjena y dar unas vueltas. Cuando se haya rehogado un poquito incorporar la patata, que tras mezclar bien con el resto se empapará del gusto de las hortalizas.
Añadir sal y pimienta y continuar hasta que la patata esté hecha.
Retirar el exceso de aceite.
Bajar ahora el fuego al mínimo y cascar el huevo sobre la fritada, revolver bien para que se mezcle con el resto y quede suelto cuando cuaje.
Corregir de sal y listo.

¡¡Deliciosa!!



miércoles, 16 de julio de 2014

EMPANADILLAS DE BERENJENA


Empanadillas de berenjera

La berenjena, originaria de la India, fue introducida en Europa en la Edad Media, probablemente a través de España.

Junto con el tomate, el pimiento y la patata es una de las Solanáceas comestibles. 

De escaso valor calórico, el potasio es el mineral que mas aporta, y en menores cantidades fósforo, magnesio, hierro y zinc. Siendo discreto su aporte en vitaminas A, B1, B2, B3, C y folatos.

Es abundante en verano, aunque su cultivo en invernadero prolonga su presencia en nuestras mesas.

Muy apreciada en la cocina de distintas culturas en las que suele protagonizar más de un plato típicos.

Las empanadillas que presento a continuación son mi modesta contribución a las mil y una maneras de preparar la berenjena.














Ingredientes:

1 berenjena
1 ramita de perejil
2 dientes de ajo
1 rebanada de pan tostado
50 gr. de queso rallado
2 cucharadas de nata
1 cucharada de mantequilla
1 cucharadas de AOVE
1 cucharadita de cebolla molida
1 pizca de orégano picado
1 pizca de azafrán
1 pizca de romero desmenuzado muy fino
1 pizca de nuez moscada rallada
1 pizca de pimienta blanca
sal
10 o 12 obleas para empanadillas


Preparación:

Pelar la berenjena y cortar en dados pequeños.
Poner en un recipiente de vidrio cubierto, apto para microondas , el aceite, la mantequilla y la nata junto con la berenjena.
Introducir al microondas durante 5 minutos al 100% de potencia.
Mientras, pelar y cortar menudos los ajos, picar finamente el perejil y ponerlo todo en un mortero. Desmenuzar en el mortero la rebanada de pan tostado y majar juntos pan, ajo y perejil.
Sacar el recipiente del microondas e incorporar el majado a las berenjenas.
Sazonar con la cebolla molida, el orégano, el azafrán, el romero, la nuez moscada y la pimienta.
Añadir un poquito de sal y remover bien todo mientras se aplasta la berenjena con un tenedor.
Una vez consigamos la textura deseada, volver al microondas durante otros 4 minutos.
A continuación, sacar de nuevo el recipiente del microondas y agregar el queso rallado, mezclando de nuevo.
Ahora, 1 minuto más al microondas y listo.
Pasar la masa a una bandeja, cubrir con film y dejar que se enfríe lo suficiente como para meterla en el frigorífico.
En mi caso esperé hasta el día siguiente para rellenar las empanadillas.
Extender las obleas en una superficie de trabajo, poner una cucharada de masa en cada una y cerrar sellando con la punta de un tenedor.
Pre-calentar el horno a 180 grados.
Poner las empanadillas en una chapa untada en aceite o en una rejilla e introducir al horno, en la parte central.
Hornear durante unos 8 minutos y retirar.


Dejar que se enfríen un poco y comer calentitas. 


miércoles, 9 de julio de 2014

ENSALADA DE MELÓN CON QUESO DE CABRA, BONITO Y SARDINA DE CUBO


Ensalada de melón con queso de cabra, bonito y sardina rancia

Es de sobras conocida la genial combinación del melón y el jamón, en una mezcla ideal de sabores dulce y salado. Esta suele ser la base de la mayoría de las ensaladas de melón, con la adición de otros ingredientes, vegetales, quesos, frutos secos. 
Hoy propongo sustituir el toque salado del jamón por el que le dan el bonito y la sardina rancia o de cubo, ingrediente muy extendido en muchos platos populares aragoneses.



Ingredientes: (sin cantidades)
Melón cortado a finas rajas
Bonito del norte en aceite de oliva
Sardinas rancias o de cubo, limpias de escamas y espinas
Queso de cabra de pasta blanda, rulo
Poca lechuga
Pimiento rojo crudo
Cebolletas en vinagre
Olivas negras de Aragón
Aceite de Oliva Virgen Extra
Vinagre al romero
Poca sal

Preparación:
Cortas las finas rajas de melón, sin semillas, en trozos de unos dos o tres dedos y diponer en una fuente.
Acompañar con unas pocas hojas de lechuga cortada no muy grande y unas tiras de pimiento rojo crudo. Ambos de la huerta de Zaragoza.
Salar muy ligeramente, casi nada, pues el resto de ingredientes son salados.
Poner encima unas lascas de bonito del norte en aceite de oliva.
Lavar un poco la sardina de cubo y hacer de ella unas tiras que se distribuirán por la ensalada. En mi caso no hizo falta, ya que empleé filetes de sardinas de cubo envasados en aceite de Salazonera Aragonesa.
Añadir queso de cabra, de rulo, troceado. A poca distancia del río Ebro La Pardina produce uno ideal para estos casos.
Sobre todo lo anterior unas cebolletas en vinagre y unas olivas negras de Aragón.
Aliñar con Aceite de Oliva Virgen Extra. El que yo empleo es del Bajo Aragón.
Y ahora unas gotas de vinagre al romero. Que consigo dejando macerar en una botellita unas ramitas de romero de mi terraza con vinagre suave de vino tinto.
Así ha resultado una ensalada con un toque muy aragonés que espero que os guste.





domingo, 6 de julio de 2014

ENSALADA DE LACÓN, LONGANIZA DE ARAGÓN Y QUESO DE TRONCHÓN AL ACEITE DE ALBAHACA

Ensalada de Lacón, longaniza de Aragón y queso de Tronchón al aceite de albahaca

Una buena manera de solucionar un primero para estos días veraniegos. Una ensalada muy vistosa, completa y rica, que hará las delicias de todos.



Ingredientes: (las cantidades quedan al gusto de cada uno)

Lechuga de hoja de roble
Tomate de pera
Pimiento verde
Lacón al horno
Longaniza de Aragón, no muy curada
Queso de Tronchón

para el aliño:

Aceite de oliva virgen extra, (en mi caso aceite del Bajo Aragón de la variedad Empeltre)
Albahaca fresca muy finamente picada
Vinagre de Jerez
Sal

Preparación:

Lavar muy bien los vegetales.
Cortar el tomate en ruedas, el pimiento en tiras, trocear la lechuga con la mano y distribuir en una fuente, sazonando con sal.
Partir los filetes de lacón en trocitos y mezclar.
Cortar unas rodajas de longaniza y distribuirlas en la fuente.
Colocar unas virutas de queso de Tronchón sobre la ensalada.
Mezclar la albahaca muy picada con el aceite, (como si fuéramos a preparar un pesto)
Aliñar la ensalada con el aceite de albahaca.
Terminar con unas gotas de vinagre de Jerez.

Una deliciosa combinación de sabores que no podéis dejar de probar.




jueves, 3 de julio de 2014

CROQUETAS DE MERLUZA


Croquetas de merluza o “Croquetas de yo qué me sé”

De críos, a mis hermanos y a mí nos horrorizaba el pescado, así que nuestra madre nos lo camuflaba en forma de croquetas.
Aquellas croquetas que preparaba estaban buenísimas, a mí me gustaban con locura. Pero ignorante de mí, lo que no sabía es que las hacía con merluza o pescadilla.
Por eso, cuando le preguntaba de qué estaban echas, ella me decía: “yo que me sé”, y yo tan feliz....


Ingredientes:

400 gr. de merluza descongelada, si piel ni espinas
1 cebolla no muy grande
1 diente de ajo
1 ramita de perejil
1 pizca de pimienta
1 pizca de nuez moscada
100 gr. de harina
750 ml. de leche del tiempo
harina
3 huevos
pan rallado
aceite de oliva virgen extra
sal


Elaboración:
Desmenuzar la merluza descongelada con cuidado de eliminar pieles y espinas.
Picar la cebolla menuda y pochar en una sartén grande con aceite de oliva virgen extra.
Echar el diente de ajo picado y antes de dorarse, agregar la merluza, el perejil picado, la pimienta y la nuez moscada.
Poner una pizca de sal y rehogar brevemente.
Añadir la harina tamizada y mezclar bien.
Incorporar la leche poco a poco, sin dejar de remover.
Rectificar de sal, y seguir removiendo hasta que quede una masa homogénea que se separe de la sartén.
Apartar del fuego, pasar la masa a una fuente y dejar templar antes de cubrir con film de cocina.
Poner en el frigorífico y esperar a que esté bien fría para moldear las croquetas.
Cortar la masa en porciones y formar las croquetas.
Enharinar, pasar por huevo y pan rallado y freír en una sartén con abundante aceite bien caliente.
Cuando estén hechas, retirar de la sartén y escurrir el exceso de aceite sobre papel de cocina.