miércoles, 12 de febrero de 2014

TULIPAS DE PICADILLO DE CHORIZO CON SETAS, PATÉ Y HUEVO


Quiero dedicar esta receta a Wivith del blog Cuchiflitos, en agradecimiento por su gran imaginación culinaria, y porque es capaz de sorprendernos todas las semanas con sus ricas tapas.


Tulipas de picadillo de chorizo con setas, paté y huevo

Un importante extra de la elaboración del chorizo es el picadillo sobrante. En principio formado por aquél que no constituye suficiente cantidad como para completar un chorizo, pero nunca es así, siempre se reserva una cantidad más sin embutir, para consumirlo en otras deliciosas preparaciones.

En este caso una rica combinación del picadillo con setas, paté y coronado con un huevo frito, todo montado en una tulipa de pan de molde tostado. Todo un plato o una tapa dependiendo de la escala a la que lo hagamos. Tapa, a pequeña escala y con un huevo de codorniz, y más que suficiente para un platillo de cena o un entrante si es huevo de gallina y a escala 1:1



Ingredientes:

Por cada tulipa escala normal:
2 rebanadas de pan de molde
1 rodaja de tomate
1 cucharada de lechuga muy picada
2 cucharadas de setas variadas
1 cucharada de virutas de Paté de Perigord
2 cucharadas de picadillo de chorizo
1 diente de ajo
1 huevo
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Preparación:

Sobre una superficie lisa estirar una lámina de plástico de cocina y con un rodillo o una botella cilíndrica aplastar cada rebanada de pan de molde hasta extenderla muy bien, sin que se rompa.

Unir dos de estas rebanadas humedeciendo ligeramente el borde de una de ellas y superponiendo unos milímetros la otra, aplastando la unión con el rodillo.

Forrar un vaso cilíndrico con plástico de cocina, para que no se peguen, y formar un tubo alrededor del vaso, recortar el sobrante y unir los bordes como se ha indicado. Retirar y quitar el plástico con cuidado.

Una vez formadas los canutillos o tulipas, meter al horno, previamente pre-calentado, a unos 190 º C hasta que se vean doradas pero sin quemar.

Por otro lado, picar el ajo y sofreír junto con él las setas en un par de cucharadas de aceite de oliva.

Retirar las setas, una vez hechas, salarlas ligeramente, y en el mismo aceite sofreír el picadillo, pero no demasiado, para que no se quede seco. Retirar de la sartén con una espumadera dejar que escurra el aceite.

No tirar el aceite, ya que se empleará para freír los huevos.

Ahora, cuando se haya enfriado todo un poquito, se montan las tulipas de la siguiente manera:

Poner en un plato cada canuto y en el fondo una rodaja de tomate, un poquito de lechuga, las setas, las virutas de paté, y el picadillo. Tiene que quedar lleno pero sin colmar.

Gratinar un par de minutos los canutos así montados, con cuidado de que no se quemen.

Mientras, se fríen los huevos en el aceite anterior, añadiendo más si fuera necesario.

Una vez fuera del horno, se coloca un huevo sobre cada tulipa, sal al gusto y se sirve calentito.

¡¡Mmmm, que rico estaba!!



NOTA:
Si deseamos reducir la escala, podemos hacer canutillos más pequeños cortando las rebanadas por la mitad una vez unidas, o bien utilizar una sola rebanada y emplear una flanera como molde para dar forma a las tulipas. En cuyo caso podemos colocar un huevo de codorniz sobre cada una.





4 comentarios:

  1. Wivith es la reina de las tapas, seguro que esta le encanta. Una tapa bien completa y rica.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Yo me apunto a la versión Tapa!.
    Es que me pierden esos bocados pequeños...
    ¡Me acabo de dar cuenta de que me dedicas esta entrada a mi!!!!!.
    ¡Uy. Me voy a poner colorada como un pimiento!!!!.
    Mil gracias.
    La verdad es que el mundo de las tapas es de lo más agradecido y con dos cosillas de nada te pueden quedar autenticas obras maestras de la gastronomía.
    Otra cosa es el salero que tengamos, cada uno, en montarlas y ahí tengo que reconocer que me asuelo quedar un poco corta porque con eso de que las manualidades no son lo mío no acabo de darles un toque demasiado espectacular a mis tapillas pero bueno, la cuestión está en el "alma" de la tapa...
    Con tu receta de hoy me has llevado a los años en que tenía el bar y todas las semanas preparábamos longaniza casera y chorizo...
    Siempre nos guardábamos un buen puñado de masa tanto de lo uno como de otro y eso no era para los clientes...
    ¡La de huevos fritos con picado de longaniza y chorizo que he comido!.
    Mira y en aquellos tiempos yo no me metía tan apenas en la cocina!
    Por cierto... supongo que conocerás la tortilla de picadillo típica de Soria o los bollus preñaos de picadillo asturianos.
    ¡Te puedes creer que conforme estoy leyendo tu receta se me vienen a la cabeza ideas que usando los mismos ingredientes sean distintas????.
    ¡Me ha encantado tanto la receta como el post completo!.
    Muchas gracias.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí, por tu consejo. ¡Oído cocina...!
      Esto del picadillo lo desconocía yo hasta que me casé con una riojana. A partir de entonces el picadillo es el botín más preciado que podemos traer del pueblo. Bueno, sin contar el vino, por supuesto.
      Por cierto, tapear es uno de mis "deportes" preferidos, y allí en La Rioja se tapea de muerte.
      Me alegro mucho que te haya gustado.
      Besicos


      Eliminar
  3. Por aquí abajo no estamos habituados al picadillo, pero nada más llegar a la rioja ya se ve en mil y una elaboraciones. En mi tierra de vacaciones, Cantabría, hacen unos huevos rotos con picadillo que quitan el sentido.
    Creo que el picoteo es un vicio y un placer para todos.
    Y es verdad que mi amiga Wivith es la maestra de las tapas :)

    ResponderEliminar

Si has probado alguna de mis recetas comenta qué te ha parecido.