miércoles, 11 de diciembre de 2013

CREMA DE MEJILLONES


Crema de mejillones con base de calabacín

A la vuelta de este largo puente, y después de una estancia en una casa rural, donde la comida calórica no ha faltado para combatir el intenso frío reinante, había que preparar algo más ligero. 

Algo que fuese al mismo tiempo tonificante, pues al llegar a casa nos hemos encontrado con unas nieblas bastante desapacibles.

Por eso, teniendo también en perspectiva la proximidad de la Navidad, me decidí a preparar algo diferente.  Una crema de mejillones, rica y sabrosa, que no aporta apenas calorías y a la vez muy económica.



Ingredientes:

1 calabacín grande
¾ kilo de mejillones
½ cebolla
1 zanahoria
½ pastilla de caldo
1 cucharada de mantequilla
½ vasito de leche
2 cucharadas de tomate concentrado
1 cucharadita de pimentón dulce
1 hoja de laurel
aceite de oliva virgen extra
sal


Preparación:

Limpiar muy bien los mejillones y cocerlos con un dedo de agua y la hoja de laurel.  Una vez cocidos y templados sacar de sus valvas, quitarles bien los restos de barbas y reservar.  Colar el caldo de la cocción y reservar también.

Por otro lado pelar el calabacín y cortar a ruedas de unos 3 cm.
Poner a cocer en una cazuela, con la la zanahoria pelada y troceada, justo cubiertos de agua y con la media pastilla de caldo.  Mantener hasta que el calabacín y la zanahoria estén cocidos.  Escurrir y guardar el caldo.

Picar la cebolla y poner a pochar en una sartén con un poco de aceite de oliva.

Una vez pochada la cebolla añadir el caldo de los mejillones y dejar que reduzca más o menos a la mitad.  Alcanzado este punto, añadir el pimentón, quitar inmediatamente del fuego y remover bien.

Triturar los mejillones junto con el calabacín, la zanahoria, la cebolla y su salsa y un poquito de caldo de la cocción del calabacín.

Cuando esté todo bien triturado añadir el concentrado de tomate, corregir de sal.

En una cazuela derretir la mantequilla, añadir la leche, mezclar bien y añadir el triturado anterior, pudiendo poner más caldo si fuera necesario.

Mezclar bien y tener a fuego medio-bajo hasta que comience a borbotear.  En este momento, bajar el fuego al mínimo, mantener cinco minutos más y dejar reposar un ratito antes de servir.

Por cierto, de un día para otro estará aún más sabrosa.


1 comentario:

  1. Las cremas calentitas se apetecen mucho ahora, además esta es ligera con lo cual nos sentará muy bien un plato.
    Besos.

    ResponderEliminar

Si has probado alguna de mis recetas comenta qué te ha parecido.