martes, 12 de noviembre de 2013

MORCILLA CON SALSA BORSCH DE TOMATE Y PANCETA


Morcilla con salsa borsch de tomate y panceta

Es un placer ir a la Rioja, la cuna de mi mujer, y traer de allí los exquisitos frutos que aquella pródiga tierra nos ofrece.  

Ni que decir tiene que sus vinos son lo más conocido y valorado, pero hay otros muchos excelentes productos como son los pimientos, los afamados chorizos y demás productos del cerdo, entre los que se encuentran las morcillas. 

En concreto la morcilla salada de herradura de Foncéa, que no es igual a la que comúnmente se puede encontrar en Zaragoza, puesto que no lleva avellanas o piñones, ni tampoco canela, anís o azúcar entre sus ingredientes, sino que aparte de la sangre, la manteca, la cebolla, la sal y el arroz, incluye pimienta, lo que le da un paladar especial.

Suele consumirse, como en todas partes, formando parte del compango de cocidos y pucheros de alubias, garbanzos y lentejas, simplemente frita o acompañada del omnipresente tomate. 

Pero aquí os presento una preparación especial.  La acompaño de una salsa que he llamado “borsch”, en la que la remolacha deja un punto de dulzura compensando quizás la acidez del tomate y el contrapunto salado de la panceta.




Ingredientes:

1 morcilla de herradura: (Morcillas Montse, Foncea, La Rioja)
1 tomate grande maduro
1 remolacha cocida en conserva
1 diente de ajo
½ cebolla pequeña
3 lonchas de panceta curada
1 cucharada de manteca de cerdo
sal
Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Cortar la morcilla en trozos de unos 3 o 4 cm. Freirla en aceite de oliva y una vez frita, reservar en plato aparte.

Retirar de la sartén el aceite, dejando tan solo el que baña las paredes y calentar en ella la manteca.

Cuando esté caliente saltear la panceta cortada a tiras y reservarlas.

En la misma sartén añadir el ajo aplastado con la hoja del cuchillo y pochar la cebolla fínísimamente picada en la manteca.

Pelar el tomate, quitar el centro si fuera leñoso y trocearlo sobre la sartén y/o aplastarlo con tenedor de madera.

Escurrir y picar fínamente la remolacha sobre un plato, aplastarla con un tenedor y añadirla al sofrito, poner una pizca de sal, dar unas vueltas para mezclarlo todo y dejar reducir un poco a fuego medio.

Por último incorporar la morcilla y la panceta a la sartén, mantener unos minutos más y ¡Listo!








4 comentarios:

  1. Nunca he comido la morcilla de esta manera, pero viéndola ya me parece rica.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana
      La verdad es que se me ocurrió que podría estar acertado el contraste ácido-dulce-salado y los matices picantes con la untuosidad de la panceta, y el experimento salió bueno.
      Un saludo,

      Eliminar
  2. Oye, no me importaría que me pasases un platito,jeje, tiene que estar divino. Me gusta todo lo que lleva y ademas me encantan los contrastes de sabor.¡¡Buen plato!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, todos los que quieras. No faltaría más.
      Pero si te decides a prepararla tú, recuerda emplear una morcilla que no sea dulce, mas bien salada.
      Gracias y hasta pronto.

      Eliminar

Si has probado alguna de mis recetas comenta qué te ha parecido.