martes, 17 de diciembre de 2013

ALUBIAS RAPIDAS A LA VINAGRETA


Alubias a la vinagreta, versión rápida.

He querido rescatar esta entrada antigua en el blog ya que hoy apetecía preparar un plato calentito y consistente, el tiempo así lo exige. Pero no he seguido todo el proceso de cocción de las alubias, sino que he echado mano de un frasco de alubias cocidas, pues era lo más rápido. 
Y aunque no es lo mismo, puede ser una solución cuando las prisas nos persiguen.
Así que el procedimiento ha sido parecido, pero acortando bastante el tiempo de preparación y están igualmente ricas.




Ingredientes:

Para 4 raciones,
1 frasco de alubias blancas cocidas
1 cebolleta pequeña
1 hoja de laurel
3 o 4 dientes de ajo 
1 vaso de vinagre de vino blanco
Sal



Preparación:

Preparar en una olla un ligero sofrito con la cebolla y el ajo.

Abrir el tarro, lavar y escurrir las alubias, echarlas a la olla con una hojita de laurel, añadir un poquito de agua fría y poner al fuego medio durante unos minutos.

Cuando estén calientes añadir la sal y el vinagre, mezclar y mantener otros 5 o 10 minutos a fuego medio-bajo.

Si el caldo de la cocción no está lo suficientemente espeso se pueden romper con el tenedor algunas alubias para darle más cuerpo.

Servir calientes.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

CREMA DE MEJILLONES


Crema de mejillones con base de calabacín

A la vuelta de este largo puente, y después de una estancia en una casa rural, donde la comida calórica no ha faltado para combatir el intenso frío reinante, había que preparar algo más ligero. 

Algo que fuese al mismo tiempo tonificante, pues al llegar a casa nos hemos encontrado con unas nieblas bastante desapacibles.

Por eso, teniendo también en perspectiva la proximidad de la Navidad, me decidí a preparar algo diferente.  Una crema de mejillones, rica y sabrosa, que no aporta apenas calorías y a la vez muy económica.



Ingredientes:

1 calabacín grande
¾ kilo de mejillones
½ cebolla
1 zanahoria
½ pastilla de caldo
1 cucharada de mantequilla
½ vasito de leche
2 cucharadas de tomate concentrado
1 cucharadita de pimentón dulce
1 hoja de laurel
aceite de oliva virgen extra
sal


Preparación:

Limpiar muy bien los mejillones y cocerlos con un dedo de agua y la hoja de laurel.  Una vez cocidos y templados sacar de sus valvas, quitarles bien los restos de barbas y reservar.  Colar el caldo de la cocción y reservar también.

Por otro lado pelar el calabacín y cortar a ruedas de unos 3 cm.
Poner a cocer en una cazuela, con la la zanahoria pelada y troceada, justo cubiertos de agua y con la media pastilla de caldo.  Mantener hasta que el calabacín y la zanahoria estén cocidos.  Escurrir y guardar el caldo.

Picar la cebolla y poner a pochar en una sartén con un poco de aceite de oliva.

Una vez pochada la cebolla añadir el caldo de los mejillones y dejar que reduzca más o menos a la mitad.  Alcanzado este punto, añadir el pimentón, quitar inmediatamente del fuego y remover bien.

Triturar los mejillones junto con el calabacín, la zanahoria, la cebolla y su salsa y un poquito de caldo de la cocción del calabacín.

Cuando esté todo bien triturado añadir el concentrado de tomate, corregir de sal.

En una cazuela derretir la mantequilla, añadir la leche, mezclar bien y añadir el triturado anterior, pudiendo poner más caldo si fuera necesario.

Mezclar bien y tener a fuego medio-bajo hasta que comience a borbotear.  En este momento, bajar el fuego al mínimo, mantener cinco minutos más y dejar reposar un ratito antes de servir.

Por cierto, de un día para otro estará aún más sabrosa.


lunes, 2 de diciembre de 2013

SOPA DE BORRAJAS CON BACALAO


Sopa de borrajas con bacalao

Es una receta de aprovechamiento, con unos trozos sobrantes de bacalao desalado, los que menos carne tienen y que fueron descartados en preparaciones más exigentes, unas hojas tiernas de borraja, que guardaba para preparar unos "crespillos" pero que no encontraban nunca su momento, un tomate que había madurado demasiado, un par de cosas más y listo, una sopa calentita y tonificante, para entonar el estómago en estos días de fríos, sin grasas y además con todas las propiedades de la borraja.





Ingredientes:


150 gr. de bacalao desalado
un puñado de hojas tiernas de borraja
1 tomate maduro
1 pimiento choricero
1 pimiento verde
2 dientes de ajo
1 litro de caldo de verduras
½ litro de agua
sal

Preparación:

Poner el medio litro de agua en un recipiente y calentar. Lavar bien bajo el grifo el pimiento choricero y poner en remojo en el agua caliente.
Escaldar el tomate y retirarle la piel.
Lavar las hojas de borraja.
Lavar el pimiento verde, quitar semillas y tallo y partir en tiras.
Retirar alguna espina del bacalao, pero sin entretenerse demasiado.
Aplastar los dientes de ajo con la hoja de un cuchillo.
En una olla, poner el caldo de verduras, o en su defecto un litro de agua al que se puede añadir una pastilla de caldo. (En casa guardamos en el congelador el agua de cocer las verduras y hortalizas y luego la utilizamos cuando surge la ocasión.)
Echar a la olla los dientes de ajo, las borrajas, el pimiento verde, el tomate y el pimiento choricero con su agua.
También se puede añadir alguna de verdura de días anteriores. 
Poner a fuego fuerte y en cuento comience a hervir, bajar el fuego y cocer durante 10 minutos.
Añadir el bacalao y continuar durante otros 10 minutos sin dejar que hierva.



Corregir de sal, y servir.




jueves, 28 de noviembre de 2013

PISTO CON HUEVO

Pisto con huevo

Cómo me gustan los platos de hortalizas guisadas, llámese pisto, fritada, firigolla, sanfaina, tumbet, ratatouille, ciambotta, kapunata, etc.....



Ingredientes:

1 diente de ajo
1 calabacín
1 berenjena
2 pimientos verdes
1 tomate maduro
1/2 cebolla,
2 huevos cocidos


Preparación:

Pelar la berenjena y trocearla junto con el calabacín en lascas, como para tortilla.  Cortar la cebolla fina, pero no demasiado. 
Aplastar el diente de ajo.  Cortar los pimientos en tiras.  Quitar la piel y semillas al tomate, cortar a dados y reservar el jugo que desprenda.

Pochar la cebolla y el ajo en aceite de oliva virgen extra. Una vez estén sofritos escurrir bien y separar a un recipiente adecuado de perfil bajo.

Freír el la berenjena y el calabacín en el mismo aceite, escurrir bien y separar. A continuación el pimiento y la misma operación. 

Seguidamente  sofreír ligeramente el tomate, con poco aceite, una vez esté hecho, añadir al recipiente.

Poner el recipiente a fuego medio-bajo y cocinar durante todo unos 10 minutos.

Añadir los huevos pelados y cortados a rajitas, el jugo reservado del tomate y mezclar bien todo. Continuar al fuego muy lento otros 4 o 5 minutos, y ya está.





miércoles, 27 de noviembre de 2013

TORTELINIS DE QUESO CON PATE IBERICO Y RULO DE CABRA


Tortelinis de queso con paté ibérico y rulo de cabra

Tengo en casa una incondicional de la pasta, en particular los tortelinis le chiflan, se los toma de cualquier manera, incluso con tan solo un poco de queso rallado por encima.

Son un recurso muy socorrido, sencillo y rápido, que a mí me gusta apañarlos un poquito más.



Ingredientes:

250 gr. de tortelinis frescos rellenos de queso
1 lata de paté ibérico de unos 125 gr
50 gr de queso de rulo de cabra
3 cucharadas de leche
1 cucharadita de vino generoso tipo Pedro Ximenez
1 cucharadita de mantequilla


Preparación:

Cocinar la pasta fresca siguiendo las indicaciones del fabricante, evitando que se haga demasiado.  Suele ser entre dos y cuatro minutos.

Mientras, se va preparando la salsa:

Desmenuzar el queso de cabra en un cuenco junto con la leche, mezclar bien con el paté y el vino.

Poner una sartén o recipiente adecuado a fuego medio-bajo, con la mantequilla, y en cuanto se derrita añadir el contenido del cuenco a la sartén dando vueltas durante un minuto.

Escurrir la pasta y añadirla a la sartén, remover la pasta en la salsa un minuto más, con cuidado que no se deshaga pero de modo que quede bien impregnada.

Apagar el fuego y dejar la pasta un par de minutos tapada y con el calor residual.



lunes, 25 de noviembre de 2013

CABALLA AHUMADA EN CASA


Caballa curada con sal y humo.

Como siempre me ha atraído la historia del tratamiento y conservación de los alimentos, he querido poner en práctica algunas de las técnicas que tradicionalmente se han empleado para ello.
Descubrí un método casero empleado por un cocinero escandinavo para realizar la curación del pescado combinando la sal y el humo, y prometiendo un pescado con su punto justo de sal y con una textura totalmente distinta a la obtenida con el Gravlax, me dije: “esto tengo que probarlo yo”


Así que elegí la caballa, uno de los pescados azules más económicos y más saludables, ya que es rico en ácidos grasos omega 3, y que por su tamaño se prestaba muy bien para el experimento.
Partiendo de dos lomos de caballa sin espinas el resultado fue sorprendente:
Hay que recordar que debemos congelar el pescado previamente durante al menos 48 horas para acabar con posíbles parásitos.
Las mitades de caballa fueron tratadas previamente con la cantidad justa de sal y azucar aromatizados con eneldo, lo suficiente para que retengan algo de sal, aunque no lo bastante como para inhibir del todo el deterioro microbiano. Y posteriormente ahumadas durante unos 15 minutos, expuestas a las propiedades antimicrobianas y antioxidantes de las sustancias presentes en el humo.
Al no disponer de un ahumador tuve que hacer de McGuiver en la cocina. Así que preparé una lata de conserva de pescado usada, de las de 1 kilo, donde prender la madera para obtener el humo. Utilicé una parrilla de las empleadas en los microondas en la función gratinado, sobre la que colocar el pescado. Y como combustible unas ramitas de romero secas junto con unas virutas de la madera de mi fallecido limonero, (no soportó el cierzo que azota mi terraza)


                       Un lomo de caballa recién ahumado

Ingredientes:

1 caballa en dos lomos sin espinas de unos 500 gr. en total. (*)
1 y ½ cucharaditas de sal Maldom
½ cucharadita de sal especial para marinar
2 cucharaditas de azúcar
1 pizca de eneldo

(*) Sacar las espinas de los lomos mediante unas pinzas.


Preparación:

Mezclar en un mortero la sal de uno y otro tipo con el azúcar, dar unos pocos toques con la mano de mortero para romper los granos mas gruesos y añadir el eneldo.

Aplicar la mezcla a los lomos de caballa, por ambos lados y cubrir con plástico de cocina, dejar una hora en el frigo.


Sacar del frigo, quitar el plástico escurrir el líquido rezumado y secar ligeramente con papel de cocina, sin arrastrar la mezcla aplicada.

Colocar sobre la parrilla, prender las ramitas y virutas, (yo ayudé con un poquito de alcohol de romero), y cuando comience a humear colocar la parrilla encima, dejándola durante unos 15 minutos, la mitad por cada cara.


Una vez ahumada, volver a cubrir cada lomo con plástico y colocar en una bandeja, con algo de peso encima y de nuevo al frigorífico, durante 24 horas, en el transcurso de las cuales retirar varias veces el agua que desprendan.
Dejar unos minutos a temperatura ambiente antes de consumir.

El resultado, como digo, fue estupendo. Un pescado con sabor a humo y a eneldo, con una textura muy agradable y para nada seco ni salado.

Y esta fue mi presentación en la mesa:

¡Todo un descubrimiento!






viernes, 22 de noviembre de 2013

TORRE DE GELATINA DE CAQUI CON CUAJADA DE CASTAÑAS AL PACHARÁN

Torre de gelatina de caqui con cuajada de castañas al pacharán

Me encanta la fruta que se come con cuchara y ahora abundan por las fruterías caquis y chirimollas.  Como en casa solo me gustan a mí, se corre el riesgo de que alguna pieza madure demasiado.  Así que no estaba dispuesto a tirar ninguna fruta y me decidí a preparar este postre.  
Sé con seguridad que acabaré disfrutándolo yo solo, por eso las cantidades de azúcar que he empleado son mínimas, de manera que quien quiera probar y prepararlo puede endulzarlo a su gusto.



Ingredientes para dos torres:
Para la gelatina:
2 caquis de mediano tamaño
2 hojas de gelatina
1 cucharadita de azúcar glass
Para la cuajada:
6 castañas
1 pizca de gengibre molido, muy poquito, casi nada
250 cc de leche entera
1 sobre de cuajada
1 chupito de pacharán (casero a ser posible)
1 y 1/2 cucharadas de azúcar glass
Para la terminación:
1 galleta o disco de Pan de higos y frutos secos
1 cucharada de piñones
1 cucharada de miel
Trufa de higos y frutos secos

Preparación:
Poner las hojas de gelatina a remojo con agua del tiempo.
Pelar los caquis, quitar las partes leñosas y poner en un cuenco. Aplastar la fruta con un tenedor, pero recogiendo aparte el jugo que se desprende al principio. Terminar de triturar el caqui con la batidora.
Una vez se haya reblandecido la gelatina, calentar el jugo de caqui en el microondas, sin que borbotée. Escurrir la gelatina y disolverla en el jugo caliente. A continuación mezclar bien con el caqui triturado y rápidamente verter en dos moldes previamente untados de mantequilla. Dejar enfriar e introducir a la nevera.
Por otro lado, pelar, partir en mitades y cocer las castañas en agua con el jengibre.
Una vez cocidas escurrirlas, quitarles las pieles, trocearlas y poner en el vaso de la batidora. Añadir el pacharán y triturar lo máximo que se pueda. Si eran tiernas y se cocieron bien, no habrá grumos, de lo contrario colar lo batido para retirar los trocitos no triturados.
Mientras poner a calentar la leche con el batido de castañas en un cazo, dejando un vasito de leche del tiempo. Disolver en él el sobre de cuajada. Antes de que comience a hervir el contenido del cazo, retirar del fuego por unos instantes y añadir el azúcar y la cuajada ya disuelta sin dejar de dar vueltas. Volver al fuego removiendo continuamente hasta que comience a borbotear. En este momento verter el contenido del cazo en dos moldes untados de mantequilla, dejar enfriar y meter al frigo.
Quitar las pieles a los piñones y cocerlos en microondas durante un minuto en un poquito de agua, (yo los cocí junto con las castañas y luego los aparté).
Una vez cocidos y escurridos, añadir una cucharada de miel y confitar en el microondas al 60% de potencia durante 3 o 4 minutos.



Montaje:
Cortar una galleta o disco de Pan de higos y frutos secos,  en mi caso pan de higos, uva, coco y almendra y colocar en el plato de presentación.
Desmoldear la cuajada sobre la hoja de una espátula y colocar con cuidado sobre el pan de higos.
Desmoldear la gelatina con cuidado  y colocar sobre la cuajada.
Poner la mitad de los piñones confitados sobre cada torre.
Lo acompaño de una Trufa de higos y frutos secos.

Se puede decorar también con unas virutas o fideos de chocolate.


TRUFAS DE FRUTOS SECOS

Trufas de higos y frutos secos

Me surgió por casualidad la necesidad de acompañar o decorar un postre, en el cual entraba a formar parte un Pan de higos, uvas, coco y almendra, y se me ocurrió el preparar estas trufas.



Ingredientes:
1 parte de chocolate fundido, o chocolate a la taza espeso
1 cucharada de cacao en polvo para enbadurnar
fideos de chocolate

Preparación:
Mezclar el pan de higos con el chocolate caliente y con una cucharilla tomar porciones que moldearemos con las manos enbadurnadas de cacao para que no se nos pegue la masa.
Hacer bolitas del tamaño de un huevo de codorniz.
Pasar por fideos de chocolate.
Meter en en el frigorífico y guardar hasta su consumo.


PAN DE HIGOS Y FRUTOS SECOS

Pan de higos, uva, coco y almendra:

Pensé en utilizarlo como base para unos flanes o gelatinas de frutas pero me dí cuenta que también podía elaborar con ellos unas deliciosas trufas.


Ingredientes:
- Para 2 unidades:
4 higos secos 
4 higos frescos pelados
10 o 12 granos de uva, sin piel ni pepitas
1 cucharada de almendras molidas
1 cucharada de harina
1 cucharadita de coco rallado
1 cucharada de miel
1 pizca de canela

Elaboración:
Trocear los granos de uva y aplastar con un tenedor, añadir la harina y mezclar en un recipiente.
Trocer finos los higos secos, también los frescos y añadirlos junto con la almendra, el coco, la canela y la miel, mezclando bien.
Una vez mezclado, extender a modo de torta o cortar en las formas deseadas con un cortador de galletas, sobre papel de horno,en una bandeja adecuada. 
Cubrir también con este papel y hornear a 160º C durante 15 minutos.
O bien en microondas al 80 % de potencia durante 7-10 minutos.
Dejar templar, cubrir con hoja de plástico y poner en el frigorífico.




miércoles, 20 de noviembre de 2013

ENSALADA DE COL MARINADA

Ensalada de col marinada

Ya se que es un plato más bien veraniego pero hoy propongo una ensalada de col, rápida, sencilla y económica.
Que además va a contribuir a gastar una col enorme que había por casa. 
Es un plato que nos puede solucionar un entrante, una cena ligera, una guarnición e incluso formar parte de un cóctel.



Ingredientes:
1/2 col blanca pequeña o unas doce hojas de col grandes
1/2 cebolla
1 zanahoria
1/2 pimiento rojo
1/2 remolacha en conserva

Marinada:
2 cucharadas de miel
1 taza de café de vinagre
2/3 de taza de café de aceite
1 cucharada de semillas de lino tostadas
1 cucharada de “garum” o en su defecto salsa Perrins
1/3 cucharadita de sal

Preparación:
Cortar en tiras finas la col, la cebolla, la zanahoria, la remolacha y el pimiento rojo y mezclar en un cuenco grande.
Poner unas gotas de aceite en una sartén y tostar las semillas de lino.
Mezclar los ingredientes de la marinada en un cazo y hervir un par de minutos. Verter el caldo caliente sobre la ensalada.
Guardar un par de horas en el frigorífico revolviendo varias veces.
Se puede añadir queso de cabra, unas olivas, requesón y hierbas, mostaza, etc, antes de servir. 
Esta ensalada se puede guardar en el frigo un par de días más, pero teniendo en cuanta que se "marinará" quizás demasiado, por lo que para los que nos gusta crujiente, si va a sobrar, será mejor conservarla sin aliñar.

martes, 19 de noviembre de 2013

PECHUGAS DE PAVO MARINADAS AL HORNO

Pechugas de pavo marinadas al horno con guarnición de verduritas, Boletus y tomate deshidratado.

Cuando compré estas pechugas de pavo, no era lo que buscaba exactamente. Quería otro corte de carne de pavo y para hacer otra preparación. Pero me gustó su aspecto, y el precio también, y las compré. “Ya encontraré la manera de prepararlas”, pensé.

Así que inspirándome en unas deliciosas pechugas de pollo marinadas a la plancha que prepara mi mujer, me puse manos a la obra y este es el resultado:


Ingredientes:
2 pechugas de pavo
2 lonchas de panceta curada
½ cebolla pequeña
½ calabacín
1 pimiento
1 zanahoria
1 diente de ajo
2 cucharadas de Boletus Edulis deshidratado
2 cucharadas de tomate deshidratado
1 vasito de vino Pajarilla o blanco seco
2 cucharadas de miel
2 cucharadas de salsa de soja
1 pizca de pimienta blanca
1 cucharadita de hojas tomillo seco
sal

Preparación:

Preparar la marinada en un cuenco, mezclando el vino blanco con la miel, la pimienta, el tomillo y la salsa de soja. Calentar un poquito en el microondas para facilitar la disolución de la miel.
En un recipiente apropiado, fuente o bandeja, depositar las pechugas y regar con la mezcla anterior y dejar marinar un par de horas en el frigo.



Una vez marinado el pavo, sacar las pechugas y dejar escurrir, sin tirar el líquido de marinar.
Cortar en tiras el tomate deshidratado y poner junto con las setas y el líquido recogido en un recipiente apto para microondas Calentar durante un minuto al 75% de potencia y dejar rehidratar.
Cortar la panceta en tiritas y poner a sofreÍr en una sartén con un poco de aceite.
Aplastar el ajo con la hoja del cuchillo, partir el calabacín en dados, la zanahoria en finas rodajas y la cebolla en gajos y añadir a la sartén, manteniendo al fuego medio hasta que se doren las verduras. Retirar estas junto con la panceta.
Una vez escurridas las pechugas, salarlas un poquito y dorar por fuera en la misma sartén para sellar la carne, añadiendo un poco más de aceite si fuera necesario.
Tener cuidado con la sal ya que la salsa de soja es salada.
Ahora, sacar las pechugas de la sartén y ponerlas junto con la guarnición de panceta y verduras, los tomates y las setas en un recipiente de horno con tapa o en una bolsa de asar.


Hervir en la sartén el líquido de marinar/rehidratar durante unos segundos, para arrastrar los sabores, y regar las pechugas.
Hornear a 195 ºC durante 30 minutos.


Cortar en rodajas, regar con el jugo y acompañar con la guarnición.


Y así salieron muy jugosas.

¡Buen provecho!



jueves, 14 de noviembre de 2013

ALUBIAS CON SEPIA

Alubias con sepia

Hacía ya tiempo que me rondaba por la cabeza la idea de preparar unas alubias con sepia.  No las había probado nunca y visitando distintos blogs he visto que forman parte de muchos recetarios.  Así que ayer me puse manos a la obra y preparé las que presento a continuación.

Me supieron buenísimas. Todo un hallazgo para el paladar.  En casa gustaron mucho y a partir de ahora van a estar presentes en muchas ocasiones en nuestra mesa.



Ingredientes:

1 frasco de alubias cocidas
1 sepia no demasiado grande
1 zanahoria
½ cebolla pequeña
1 pimiento verde
2 dientes de ajo
un puñado de perejil
unas hebras de azafrán
una hoja de laurel
sal
aceite de oliva virgen extra
caldo de verduras


Preparación:

Picar la cebolla muy menuda. Cortar la zanahoria a finas rodajas. Partir el pimiento, sin pepitas, en tiras. Aplastar un diente de ajo con la hoja del cuchillo.

Sofreírlo todo con un poco de aceite en un puchero o recipiente anti-adherente y apto para cocinar las alubias.

Mientras tanto se habrá lavado la sepia, secado y partido en trozos no muy grandes.

Cuando el sofrito esté casi a punto añadir la sepia y rehogar bien, manteniendo unos minutos hasta que se haga.

Entre tanto, abrir el tarro y lavar las alubias con agua corriente en un escurridor y dejar que escurran bien.

Cuando la sepia esté hecha agregar las alubias al puchero junto con el laurel y caldo suficiente como para cubrirlo todo.

Mantener a fuego medio durante unos cinco minutos para que se mezclen los sabores, con el puchero tapado.

En un mortero majar el otro diente de ajo junto con un poco de sal, el perejil picado fino y el azafrán.

Echar el majado al puchero, corregir de sal si fuera preciso, dejar un par de minutos más, y ya está.



martes, 12 de noviembre de 2013

MORCILLA CON SALSA BORSCH DE TOMATE Y PANCETA


Morcilla con salsa borsch de tomate y panceta

Es un placer ir a la Rioja, la cuna de mi mujer, y traer de allí los exquisitos frutos que aquella pródiga tierra nos ofrece.  

Ni que decir tiene que sus vinos son lo más conocido y valorado, pero hay otros muchos excelentes productos como son los pimientos, los afamados chorizos y demás productos del cerdo, entre los que se encuentran las morcillas. 

En concreto la morcilla salada de herradura de Foncéa, que no es igual a la que comúnmente se puede encontrar en Zaragoza, puesto que no lleva avellanas o piñones, ni tampoco canela, anís o azúcar entre sus ingredientes, sino que aparte de la sangre, la manteca, la cebolla, la sal y el arroz, incluye pimienta, lo que le da un paladar especial.

Suele consumirse, como en todas partes, formando parte del compango de cocidos y pucheros de alubias, garbanzos y lentejas, simplemente frita o acompañada del omnipresente tomate. 

Pero aquí os presento una preparación especial.  La acompaño de una salsa que he llamado “borsch”, en la que la remolacha deja un punto de dulzura compensando quizás la acidez del tomate y el contrapunto salado de la panceta.




Ingredientes:

1 morcilla de herradura: (Morcillas Montse, Foncea, La Rioja)
1 tomate grande maduro
1 remolacha cocida en conserva
1 diente de ajo
½ cebolla pequeña
3 lonchas de panceta curada
1 cucharada de manteca de cerdo
sal
Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Cortar la morcilla en trozos de unos 3 o 4 cm. Freirla en aceite de oliva y una vez frita, reservar en plato aparte.

Retirar de la sartén el aceite, dejando tan solo el que baña las paredes y calentar en ella la manteca.

Cuando esté caliente saltear la panceta cortada a tiras y reservarlas.

En la misma sartén añadir el ajo aplastado con la hoja del cuchillo y pochar la cebolla fínísimamente picada en la manteca.

Pelar el tomate, quitar el centro si fuera leñoso y trocearlo sobre la sartén y/o aplastarlo con tenedor de madera.

Escurrir y picar fínamente la remolacha sobre un plato, aplastarla con un tenedor y añadirla al sofrito, poner una pizca de sal, dar unas vueltas para mezclarlo todo y dejar reducir un poco a fuego medio.

Por último incorporar la morcilla y la panceta a la sartén, mantener unos minutos más y ¡Listo!








lunes, 11 de noviembre de 2013

BOCADITOS DE PECHUGA DE POLLO


Bocaditos de pechuga de pollo

No son lo que parecen, son bocaditos de pechuga con rebozado crujiente.  Una receta barata y sencilla que nada tiene que ver con los polémicos “nuggets”, en cuya composición la carne de pollo es de lo más difícil de encontrar.


Ingredientes:

1 pechuga de pollo
100 gr. de pan rallado
1 cucharadas de harina
1 cucharadita de ajo en polvo
1 cucharadita de perejil picado
½ cucharadita de pimentón dulce
1 pizca de nuez moscada
un puñado de cereales de desayuno, sin miel, ni chocolate ni nada
sal
agua
aceite de oliva virgen extra o de girasol alto oleico

Preparación:

Triturar los cereales en un mortero algo más gruesos que el pan rallado.

Mezclar bien en una bandeja el pan rallado, la harina, el ajo, el perejil, el pimentón, la nuez moscada y los cereales triturados.

Partir la pechuga en pedazos del tamaño de una nuez aproximádamente.

Mojar ligéramente con el agua y salar al gusto.

Pasar los pedazos húmedos por el preparado anterior de manera que queden totalmente rebozados.

Freir en abundante aceite caliente y dejar escurrir sobre papel absorbente.

Servir calentitos con una patata frita y salsa de tomate casera.